domingo, 8 de abril de 2012

Semilla

Tu semilla en mi vientre
Riego con Sangre
Florece fuerte, Hijo Mio.

Profundas crecieron
Raices hondas
Que ahogaron mi alma.

Al compás de tu latir,
en frenesí,
Mi existencia baila.

Y acaba la agonía
en llanto rojo.
Por fín nos conocemos.


2 comentarios:

  1. No del todo, aunque intenté llevar una musicalidad similar. Con fracasante resultado, por supuesto.

    ResponderEliminar